Search

Declaración Conjunta del Presidente Joseph Biden (EEUU) y el Presidente Iván Duque (COL)

MARZO 10, 2022 Nos reunimos hoy para celebrar 200 años de relaciones diplomáticas constructivas y para delinear una visión del futuro de la relación Estados Unidos-Colombia basada en la prosperidad compartida, la equidad social, la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales, y la reafirmación del consenso hemisférico en favor de la democracia consagrado en la Carta Democrática Interamericana.

Estados Unidos manifestó su intención de designar a Colombia como Aliado Principal No- OTAN en reconocimiento a nuestra cercana cooperación, única en el hemisferio, a los aportes significativos de Colombia como Socio Global de la OTAN, a su compromiso con la misión de la OTAN de promover los valores democráticos y su compromiso con la solución pacífica de las controversias, así como su rechazo a la agresión no provocada e injustificada por parte de Rusia frente a Ucrania.

Nos comprometimos a expandir nuestra cooperación bilateral tradicional en seguridad, hacia una alianza estratégica con implicaciones positivas a nivel bilateral, regional y global. Reconociendo que fortalecer la seguridad de Colombia es de interés para la seguridad nacional de Estados Unidos, acordamos mantener la cooperación sustancial para combatir el terrorismo y los actores criminales transnacionales, incluido el narcotráfico, el tráfico de migrantes y la trata de personas, así como la influencia nociva de actores externos.

Nos comprometimos a avanzar en nuestra estrategia de política de drogas ampliada, con un enfoque antinarcóticos holístico, enfocado en aumentar el acceso a servicios de prevención, tratamiento, reducción del daño y servicios de apoyo a la recuperación de la adicción basados en la evidencia científica, así como en reducir el suministro de drogas ilícitas mediante esfuerzos renovados que vinculen la erradicación, interdicción, reducción de la demanda de drogas, esfuerzos antilavado de activos e instituciones estatales sólidas.


Nuestro enfoque integral combinará la seguridad rural y los esfuerzos en materia de desarrollo y propenderá por consolidar y mantener los programas de implementación de paz y reconciliación, así como garantizar que los actores criminales comparezcan ante la justicia.

De cara a los retos constantes contra la democracia y los derechos humanos universales en todo el mundo, reconocimos la necesidad de que nuestros gobiernos demuestren que la democracia es efectiva para mejorar las vidas de nuestros ciudadanos, atacando frontalmente la corrupción y promoviendo la transparencia, y asegurando una recuperación ambientalmente sostenible y equitativa tras la pandemia del COVID-19.

La crisis en Venezuela es un reto regional y estamos comprometidos con apoyar el restablecimiento de la democracia, como una necesidad para poner fin a sus crisis política, económica y humanitaria.


En relación con nuestros esfuerzos continuos para poner fin a la pandemia del COVID-19 a nivel mundial, Estados Unidos anunció la donación de dos millones de dosis adicionales de vacunas a Colombia, incluyendo a las comunidades desplazadas y migrantes.

Acordamos priorizar las inversiones en nuestra prosperidad compartida mediante la iniciativa de Build Back Better World (Reconstruir un Mundo Mejor) enfocados en cambio climático, salud y tecnología de la salud, conectividad digital, y equidad de género. Adicionalmente, nos comprometimos a asegurar que el futuro de la cooperación EEUU-Colombia esté guiado por el compromiso continuado con la justicia ambiental y social, así como la igualdad racial y el respeto por los derechos humanos.

Finalmente, acordamos trabajar en un nuevo marco para el manejo colectivo de la migración por parte de las naciones del hemisferio. La actual crisis migratoria tiene una dimensión mayor que la de un solo país o una sola frontera. Este es un momento que nos llama a actuar a todos. Estados Unidos y Colombia formulan un llamado a los líderes de las Américas para que desarrollemos conjuntamente una declaración Regional sobre Migración y Protección. Las Américas tienen una rica tradición de acoger refugiados e inmigrantes y de demostrar la solidaridad con nuestros vecinos. Trabajando de la mano, podemos superar esta crisis actual y establecer un verdadero ejemplo para el resto del mundo.